lunes, 12 de marzo de 2012

“El Tiempo nuestro mejor amigo”.






En el proceso de vivir nos encontramos con el pasado, el presente
y el futuro, los cuales tienen una estrecha relación con nuestra realidad. Gracias a que existe el tiempo que no podemos ver, pero
que sí lo podemos percibir, por medio de las diversas experiencias que se graban en nuestros recuerdos, donde se puede recapitular con claridad las diferencias que existen en su transcurrir.

Muchos piensan que el tiempo es nuestro mayor enemigo, lo cual es un grave error, si reflexionamos al respecto podremos ver que en realidad es nuestro mejor aliado,  y que gracias a él y los recuerdos podremos asimilar las experiencias de vida que nos permitirá a aprender a vivir, sabiendo ser, tomando mejores decisiones basadas, en el saber pensar y teniendo mejores actitudes,  lo que nos lleva a saber hacer. El tiempo nos está motivando constantemente con su ejemplo, a seguir siempre adelante, pase lo que pase.
¿Cuándo se hace nuestro enemigo?, cuando empezamos a pensar  como seres egocentristas, así empieza a crecer un sentimiento de existencia errado y tomamos actitudes que nos llevan a vivir en contra de la naturaleza de la vida, y esto nos hace cometer grandes errores basados en la conocida frase: “la vida es una”.
Todos tenemos que crecer y desarrollarnos, es la regla de oro para que seamos triunfadores, es, en el transcurrir del tiempo, mientras vamos tomando nuestras decisiones y  nos esforzamos constantemente para alcanzar nuestras metas que nos vamos engañando, creyendo que todo lo podemos hacer solos, empezamos a vivir en contra de la naturaleza humana, porque sólo pensamos en yo como primera, segunda y tercera persona; así vamos alcanzando  nuestras metas, pero, en nuestro interior va creciendo un vacío, y dejamos de sentir satisfacción por lo que recibimos, empezamos por observar lo que tienen los demás, dejando de reconocer y valorar nuestros esfuerzos, sin permitimos disfrutar nuestros logros, olvidándonos de agradecer por la oportunidad que se nos ha concedido gracias a todos aquellos que detrás del telón nos ayudaron para llegar a cumplir con nuestras expectativas, y terminamos convirtiéndonos  en seres desagradecidos y orgullosos que no saben cuidar, ni valorar lo que existe a nuestro alrededor.
Nos vamos deshumanizados cuando empezamos a vanagloriarnos que nosotros lo podemos todo, y olvidamos el compromiso moral que existe en  la retribución con todos aquellos que nos dieron una mano, a Dios que nos regaló la oportunidad y la capacidad de un cerebro sano, al Estado que nos dio educación gratuita en colegios nacionales, a nuestros padres que cumplieron su misión con el sólo hecho de habernos concebido, a nuestros maestros quienes compartieron su conocimiento y nuestra familia que buena o mala nos dio  apoyo a la medidas de sus posibilidades.  
Sí hacemos un alto y retrocedemos en el tiempo,  encontraremos muchas personas y circunstancias que nos han favorecido. Eso conlleva a pensar que, el problema que muchos tienen  con el tiempo está,  en aquellos que no tienen una conciencia clara con respecto al crecimiento cronológico y la madurez mental, es por ello que cuando no podemos detener el tiempo existen aquellos que por disfrazar su temor a envejecer comienzan a cometer errores donde se hiere a quienes verdaderamente los aman, y así se destruyen muchos hogares por cumplir la ilusión de volver  a vivir.
En realidad nadie vuelve a vivir en esa circunstancia, por el contrario nos llenamos de problemas que a la larga los debilitara para seguir cumpliendo con sus nuevas metas egocentristas, y llegaran a sentir que tanto esfuerzo lo echaron todo por la borda.
En ese momento que uno se encuentra en el límite de no tener más fuerzas para vencer es cuando el tiempo se vuelve nuestro aliado, porque si recapacitamos y retomamos nuestra vida, se genera una nueva conciencia, que se conoce como la madurez mental y que se fortalece por medio de las experiencias;  y si el dolor ha marcado nuestras vidas por determinadas circunstancias,  es justo el tiempo que nos ayudara a olvidarlas, con el hecho de que el tiempo siempre transcurre y así podremos aprender de los errores del pasado.
Es así que el tiempo se convierte en nuestro mejor amigo, porque determina nuestro futuro en base a cuanto podemos aprender a madurar y vivir en sociedad,  es por medio de las experiencias cotidianas que permite la apertura de nuevas oportunidades, y que nosotros podremos elegir por medio de nuestras propias decisiones; es por ello que el tiempo es sabio y sigue adelante, y siempre premia a quienes lo supieron valorar y utilizar.   
Mary Saravia Candiotte.
04-12-2011
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada